Causa penal por terrorismo internacional tras los daños a los gasoductos Nord Stream

El Servicio Federal de Seguridad de Rusia -FSB- han abierto una causa penal por cargos de terrorismo internacional en relación con las explosiones registradas el lunes en los gasoductos Nord Stream 1 y Nord Stream 2, informa la Fiscalía General rusa.

“En virtud de indicios de un delito previsto en el párrafo 1 del artículo 361 del Código Penal (acto de terrorismo internacional), el Departamento de Investigación del FSB, […] ha iniciado un procedimiento penal. Se está llevando a cabo una investigación preliminar”, reza el comunicado de la Fiscalía General.

El organismo considera como “deliberados” los daños producidos en los gasoductos, construidos entre Rusia y la Unión Europea, y constata un significativo perjuicio económico” a la Federación Rusa como consecuencia de este acto.

La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, declaró el martes, citada por la prensa local, que su Gobierno cree que las fugas son el resultado de “acciones deliberadas” y no “de un accidente”. “Todavía no hay información que indique quién puede estar detrás de esta acción”, añadió.

Por su parte, el ministro de Energía, Dan Jorgensen, subrayó que el tamaño de las oquedades en las tuberías afectadas indica que las fugas no pudieron haber sido causadas por un hecho accidental, como, por ejemplo, el golpe de un ancla.

La primera ministra de Suecia, Magdalena Andersson, coincidió en señalar que las fugas se produjeron “muy probablemente” debido a “un acto de sabotaje”. En cuanto a la canciller sueca, Ann Linde, resaltó que las fugas fueron el resultado de “detonaciones”. 

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, recordó este miércoles unas declaraciones realizadas por el presidente estadounidense, Joe Biden, el pasado febrero, cuando prometió que pondría fin al Nord Stream 2.

Al respecto, la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, dijo que el mandatario norteamericano “está obligado a responder a la pregunta de si Estados Unidos llevó a cabo su amenaza el 25 y 26 de septiembre de 2022”.

La vocera subrayó que “la declaración de intenciones estaba respaldada por una promesa” y que “uno tiene que responsabilizarse de sus palabras”. “No entender lo que se dice no exime de responsabilidad. ¡Europa debe saber la verdad!”, concluyó.

Este mismo miércoles, Zajárova anunció que Moscú pretende convocar una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para tratar las averías que se produjeron en los gasoductos Nord Stream. Por su parte, el representante permanente adjunto de Rusia ante la ONU, Dmitri Polianski, detalló que Moscú solicitó una reunión de urgencia para el 29 de septiembre de 2022.