Prisión a la mujer estadounidense que fingió su propio secuestro para regresar con su ex novio

Una mujer de California ha sido sentenciada este lunes a 18 meses de prisión por fingir su propio secuestro como parte de un plan para regresar con su exnovio. Además, Sherri Papini, de 40 años, actualmente está obligada a pagar más de 300.000 dólares en restitución.

La defensa argumentó que su clienta había sufrido desprestigio público y estaba mentalmente conmocionada, por lo que se le debería permitir cumplir un mes de cárcel y siete meses de arresto domiciliario, informa AP.

Sin embargo, los fiscales sostuvieron que “el engaño de Papini fue intencional, planificado y sofisticado” e insistieron en que cumpliera toda la sentencia en la prisión. A su vez, el juez William Shubb decidió imponer a la acusada, a la que tachó de “manipuladora”, una pena de 18 meses debido a “la gran cantidad de gente que se vio afectada”.

ANTECEDENTES

El 2 de noviembre de 2016, Papini fue reportada como desaparecida por su marido, con quien tiene dos hijos. La denuncia llevó a una búsqueda de tres semanas en varios estados hasta que la encontraron en noviembre de 2016.

Fue hallada junto a una carretera, atada y con la nariz rota, además de varias lesiones en el cuerpo. Según declaró entonces a la Policía, fue secuestrada a punta de pistola por dos mujeres hispanas, e incluso proporcionó a un retratista del FBI todos los detalles de las supuestas secuestradoras. No obstante, varios años después los investigadores lograron establecer que se trataba todo de una invención.

Los detectives comenzaron a cuestionar la historia por primera vez en 2020, después de que el ADN detectado en la ropa de Papini coincidiera con el de su exnovio. Posteriormente, el hombre afirmó a los agentes que Papini le había asegurado que su esposo era abusivo y que la Policía no estaba investigando las agresiones que sufría. Sin embargo, no se halló ningún registro de ningún caso de violencia doméstica que haya sido reportado por la mujer.

“En última instancia, la investigación reveló que no hubo secuestro y que se desperdiciaron un tiempo y recursos que podrían haberse utilizado para investigar un crimen real, proteger a la comunidad y proporcionar recursos a las víctimas”, afirmó el fiscal federal Phillip Talbert en un comunicado, agregando que Papini se hizo daño a sí misma para respaldar su testimonio.