Los métodos sui generis de Gallardo, FENAPO 2022

Hasta los contratistas privilegiados del sexenio se quejan de los golpes bajos y viles traiciones del gobernador Ricardo Gallardo. Ahora fue víctima el oriundo del Refugio, Ciudad Fernández, Óscar Compeán, al que le prometió entregar 120 millones de pesos por las remodelaciones de la Feria Nacional Potosina. Pero sin darle las mínimas explicaciones, sólo le entregó 70 y se guardó para su bolsillo 50. El impacto hacia abajo es desastroso, incide en la calidad de obras y acuerdos con otros grupos que subsisten de su trabajo, pero tienen que pagar nómina e impuestos. Tal vez fue la causa de la inundación, donde por falta de tubería de desague, en un terreno en declive, no se calcularon las lógicas consecuencias e incidieron para que se afectara el patrimonio de decenas de comerciantes, que además tuvieron que financiar una bacanal a incontables oportunistas. También se sabe que Gallardo tiene dos fórmulas para someter a los alcaldes que se niegan a que les ponga el pie en el cuello: los doblega a garrotazos o les ofrece 2 millones de pesos para que emigren de sus partidos originales al Verde Ecologista. Pero ya dueño de la chequera de los ayuntamientos, logra exorbitantes ganancias individuales. Es por lo que su ridículo sueldo de 34 mil pesos mensuales, ni siquiera lo toca, cuando sus ingresos pueden superar el millón de pesos diarios. Dueño absoluto de la hacienda pública, sin que nadie le reclame su arbitraria conducta, aún es un misterio su viaje al medio oriente. Ahora se rumora que fue a comprar caballos pura sangre, indispensable para mejorar sus cruzas, que luego ofertará a las asociaciones de charros, a las que seduce con torneos nacionales que patrocina con dinero de los contribuyentes. Gallardo Cardona se esfuerza al máximo en parecerse a cualquiera de los ex mandatarios que ahora tienen como residencia, las frías mazmorras.