Coparmex pide debate abierto sobre reforma electoral de CDMX

La Confederación Patronal de la República Mexicana de la Ciudad de México (Coparmex-CDMX) consideró preocupante la aprobación del dictamen que presentó la Comisión de Asuntos Político-Electorales sobre la Iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se reforman diversas disposiciones del Código de Instituciones y Procedimientos Electorales de la Ciudad, mismo que fue avalado y que espera turno en el pleno.

Ciudad de México. La Confederación Patronal de la República Mexicana de la Ciudad de México (Coparmex-CDMX) consideró preocupante la aprobación del dictamen que presentó la Comisión de Asuntos Político-Electorales sobre la Iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se reforman diversas disposiciones del Código de Instituciones y Procedimientos Electorales de la Ciudad, mismo que fue avalado y que espera turno en el pleno.

Al mismo tiempo, pidió al pleno pausar la aprobación de dicho dictamen, a fin de realizar un parlamento abierto “en donde se presenten estudios y análisis más profundos sobre las implicaciones jurídicas, económicas y sociales de dicha iniciativa”.

Dicho dictamen, “elimina áreas fundamentales en el accionar del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECDMX) entre las que sobresalen las unidades de Fiscalización y la Unidad de Género y Derechos Humanos, en aras de un programa de austeridad”, señaló el organismo.

Consideró que si bien, “los procesos electorales deben ser menos onerosos y más eficientes, no se puede prescindir de áreas centrales que cumplen con una función sustantiva para la transparencia y la fiscalización de las actividades de los partidos políticos, del Gobierno de la Ciudad, alcaldías, ciudadanos y otros posibles actores vinculados a las contiendas electorales”.

Agregó que en tiempos donde el combate a la corrupción es la bandera más alta, “se necesita tener plena certeza sobre cómo, cuánto y en qué se gastan el dinero de los ciudadanos los partidos políticos, así como evitar por todas las vías institucionales necesarias, la presencia de recursos ilícitos en las elecciones”.

Para el organismo empresarial “confundir austeridad con impedir o limitar el legítimo derecho ciudadano por obtener de sus instituciones electorales la fiscalización plena y transparente de los recursos públicos, podría representar un duro golpe a la incipiente democracia capitalina”.

Consideró que no es posible aprobar una reforma de tal magnitud sin un debate abierto, en donde los diversos actores sociales, políticos y académicos participen y debatan qué modelo de órgano electoral se necesita para la Ciudad de México.

El organismo dijo que reconoce “el papel fundamental que el Instituto Electoral de la Ciudad de México ha desempeñado en su trabajo técnico-jurídico, así como en el concerniente a la organización de las elecciones en la Capital, mismo que ha hecho posible una cromática electoral plural, en paz y representativa de la voluntad ciudadana. Que ello permanezca así, es trabajo de todos”.