El alcalde Enrique Galindo y funcionarios dedicaron alegre y significativo festejo a las casi mil 800 trabajadoras por el Dia de la Madre

on mariachis, desayuno y regalos sorpresa, el Gobierno de la Capital que encabeza el presidente municipal Enrique Galindo Ceballos reconoció el valor de las mamás del Ayuntamiento y les dedicó un alegre y significativo convivio con motivo del Día de la Madre.

Con mariachis, desayuno y regalos sorpresa, el Gobierno de la Capital que encabeza el presidente municipal Enrique Galindo Ceballos reconoció el valor de las mamás del Ayuntamiento y les dedicó un alegre y significativo convivio con motivo del Día de la Madre.

Cerca de mil 800 mamás recibieron del mandatario palabras de agradecimiento por su invaluable labor en el seno de su hogar, con sus familias, en la sociedad, y sobre todo en el servicio público municipal: “No hay cosa más valiosa en esta vida que tener una madre, no iba a dejar pasar un 10 de mayo sin festejarlas, sin reconocerlas, sin hacer un encuentro donde estén todas y estemos nosotros, no iba a perder esta oportunidad”, expresó.

El alcalde añadió que esta fecha es una oportunidad para una gran celebración del Ayuntamiento, “Somos una gran familia y tenemos un compromiso allá afuera, que es sacar la ciudad adelante. Yo las necesito a todas, solo no puedo, la ciudad nos necesita a todas y todos, unidos y hermanados”, dijo con entusiasmo el presidente municipal Enrique Galindo.

Por su parte, la presidenta del DIF de la capital, Estela Arriaga Márquez, agradeció el esfuerzo y entusiasmo que imprimen cada día las mamás trabajadoras desde las distintas trincheras: “Ustedes son la fuerza y motor del Ayuntamiento, y este festejo fue organizado con especial cariño para ustedes”.

En el evento, directivos y miembros del Cabildo municipal reconocieron el esfuerzo diario, la figura cariñosa con la que se llega a la ciudadanía a través de ellas.

Mamás policías, mamás de barrido manual, mamás administrativas, todas las madres trabajadoras del Gobierno de la Capital, disfrutaron jubilosamente las horas de amenidades y palabras dedicadas para ellas.