La amenaza rusa que teme Ucrania

Estados Unidos advirtió que el Ejército de Moscú está trasladando a Ucrania bombas de racimo y termobáricas conocidas como bombas de vacío, armas muy peligrosas y criticadas por su poder de destrucción.

“Hemos visto videos de fuerzas rusas llevando a Ucrania armas excepcionalmente letales, que no tienen cabida en los campos de batalla. Esto incluye municiones de racimo y bombas de vacío”, señaló la embajadora estadounidense ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, en un discurso.

El uso de estas armas como munición de guerra está prohibido por convenciones internacionales.

De acuerdo con organizaciones de derechos humanos, este tipo de bombas son extremadamente peligrosas para la población civil por los efectos que puede causar en ellos.

Las bombas vacío deben tener dos componentes para poder lograr su objetivo los cuales son calor y presión. Al agregar combustible y prender fuego al artefacto se producen dos cargas explosivas.

La primera explosión produce una nube tóxica y la segunda crea una onda de choque que expulsa varias detonaciones en diversas direcciones.

La razón por la que se considera un arma en extremo dañina para los civiles es porque el combustible al momento de arder succiona el aire y es capaz de destruir los pulmones de personas que se encuentren en la zona.

También es capaz de lanzar por el aire a las personas que estén cerca al momento de la explosión.

En el año 2000, la organización Human Rights Watch (HRW) denunció que Rusia había utilizado este tipo de armas en su ofensiva en Chechenia.

Mientras que en 2017 Estados Unidos también utilizó municiones termobáricas para acabar con la resistencia de combatientes del Estado Islámico refugiados en cuevas en Afganistán.