“No dejen que California se convierta en Texas”: Gavin Newsom previo a elección revocatoria

¿Por qué Newsom hace una comparación con el estado de Texas? 

California es conocido como un estado demócrata, donde la libertad de expresión es bienvenida y las costumbres conservadoras no significan problema, aprobando proyectos de ley que favorecen los derechos humanos de las personas. 

Newsom y otros demócratas destacan las nuevas leyes de Texas que prohíben la mayoría de los abortos y restringen las formas de votar como evidencia de lo que un gobernador republicano podría hacer en California si los votantes destituyen a Newsom un año antes de que finalice su primer mandato.

Newsom también dice que sus oponentes republicanos seguirán el ejemplo de Texas, Florida y algunos otros estados liderados por republicanos al hacer retroceder los requisitos de máscarillas y vacunas. Él ha enmarcado el tema como “una cuestión de vida o muerte” para los californianos.

El último día para votar en la revocatoria es el martes y los demócratas están utilizando una retórica más fuerte para llevar a sus votantes a las urnas. Hay casi dos veces más demócratas registrados que republicanos en el estado, lo que significa que una fuerte participación debería aumentar las posibilidades de supervivencia de Newsom.

Más de 7 millones de los 22 millones de votantes de California ya han emitido sus votos y los demócratas hasta ahora han tenido un buen desempeño. Mientras tanto, encuestas recientes muestran que el recordatorio falla por dos dígitos.

Si esas encuestas están equivocadas y una mayoría opta por destituir a Newsom, es casi seguro que un republicano asumirá la gobernación, ya que ningún demócrata con una posición política significativa se encuentra entre los 46 candidatos de reemplazo. El líder en ese campo es el locutor de radio Larry Elder, un republicano conservador que se opone al aborto y busca convertirse en el primer gobernador negro del estado.

California y Texas son los dos estados más poblados y los opuestos políticos de la nación. California y sus casi 40 millones de residentes están gobernados por demócratas que defienden políticas progresistas sobre atención médica, derechos de los trabajadores e inmigración. Texas, hogar de unos 30 millones de personas, está liderado por republicanos que han estado a la vanguardia de los esfuerzos conservadores sobre los mismos temas.