Cientos buscan entre el lodo sus pertenencias, arrasadas por la inundación

Los damnificados aseguran que hasta ahora no han recibido ayuda de las autoridades pese a que el Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que “se está actuando, apoyando a la población, desde los primeros momentos se está actuando”.

Ciudad de México, 10 sep (EFE).– Cientos de personas buscan entre el lodo y el agua las pocas pertenencias que las fuertes lluvias de estos días les dejaron en el municipio mexicano de Tula, donde las inundaciones causaron al menos 14 muertos en un hospital y miles de damnificados.

Las calles de esta ciudad ubicada a unos 70 kilómetros de la Ciudad de México lucen hoy llenas de colchones, muebles y electrodomésticos llenos de fango, que quedaron inservibles tras las inundaciones que, según los pobladores, alcanzaron casi tres metros de altura.

Familias que lo perdieron todo no pueden contener las lágrimas. “Salimos con lo que traíamos puesto y nos quedamos sin nada”, dicen algunos de los habitantes.

Leticia Jiménez ha tenido que romper la puerta de la casa de sus padres para entrar al inmueble ubicado a unos metros del río Tula, que se desbordó la madrugada del martes pasado y dejó, además de la de Leticia, cientos de viviendas bajo el agua.

“Mire hasta aquí llegó el agua, son unos dos metros y medio”, muestra a EFE.

En medio del lodo, apunta los muebles ya inservibles que permanecen flotando y que todavía no sabe cómo va a sacar, pues aunque ha pedido ayuda a los miembros de la Guardia Nacional no la ha recibido todavía.

“Yo sé que tienen mucho trabajo, pero aquí (los necesitamos) también. Si nosotros no desazolvamos aquí, a los vecinos de atrás les vamos a volver a inundar su casa”, argumenta desesperada.

El jueves, la Coordinadora Nacional de Protección Civil, Laura Velázquez, informó que al menos hay 31 mil personas afectadas por la inundaciones registradas esta semana en el céntrico estado de Hidalgo.

Para los habitantes más longevos de este municipio, esta es la peor catástrofe de los últimos 40 años en la zona, con un saldo de 14 muertos y miles de personas que tuvieron que ser evacuadas.