López Obrador recibe la segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente Andrés Manuel López Obrador llamó a la población a vacunarse contra el Covid-19 y se aplicó la segunda dosis de AstraZeneca en el salón Guillermo Prieto de Palacio Nacional durante la transmisión de la conferencia mañanera.

“Hay que seguirnos vacunando. Yo voy por mi segunda dosis aquí, para que no dejemos de vacunarnos”, expresó el mandatario.

Dijo que a pesar de que se ha reducido el número de contagios y muertes por la pandemia de coronavirus en el país, la sociedad no se debe confiar ni relajar las medidas sanitarias.

Enseguida, habló sobre su experiencia personal con el virus y dijo:

“Y una enseñanza de esta terrible pandemia es que para enfrentarla lo que ayuda mucho es acudir pronto al médico, al hospital y pronto hacernos la placa en pulmones, pero pronto es a las 24 horas, a las 48, máximo a las 72 horas, de eso depende mucho, porque a partir de ahí debe de iniciar el tratamiento. Si pasa más tiempo, una semana, 10 días, ya es muy difícil contrarrestar la enfermedad, invade”, comentó el presidente López Obrador y remató:

“Yo les decía, me empecé a sentir mal un sábado en la noche y el domingo por la tarde fui al hospital militar, me hacen la placa y ya tenía manchitas en los pulmones. Me acababan de hacer la prueba, en una salió negativo, en otra positivo”, indicó.

Luego, señaló que a él le ayudó la detección temprana y la aplicación de un tratamiento alternativo que incluye varios medicamentos.

“¿Qué pasó con amigos queridísimos y con mucha gente? No querían ir al hospital, no querían ir; entonces ya cuando se les convenció ya era tarde”, señaló el mandatario y recomendó:

“Entonces, no hagamos eso, estemos pendientes, muy pendientes todos. Esto al principio pues no lo sabíamos, como se sabe ahora, de modo que hay que cuidarnos, estar pendientes y vacunarnos”, expresó el mandatario.

También, señaló que hay países en donde la sociedad se niega a vacunarse con el Covid-19.

“En México afortunadamente la mayoría se está vacunando, son muy pocos los que no quieren vacunarse, y son libres y pueden hacerlo porque es voluntario, no es por la fuerza, pero lo mejor es vacunarnos, como me van a vacunar a mí”, expresó López Obrador.

Enseguida, el presidente López Obrador se despojó de su saco, tomó asiento en una silla de madera y una enfermera militar le aplicó la segunda dosis para cubrir el tratamiento de inmunización contra el covid-19.