No solo es el COVID-19: migración de mexicanos a EU amenaza con ser la primera gran crisis de 2021

Desde 2017, más de un millón de centroamericanos se dirigieron a la frontera suroeste de Estados Unidos, lo que provocó una represión desarticulada pero brutal por parte de la administración del presidente Donald Trump. Aunque la combinación de controles fronterizos más estrictos y el coronavirus ha reducido estos flujos, se reanudarán cuando se levanten los bloqueos por el COVID-19.

Solo que esta vez, es probable que los mexicanos se unan al éxodo. Las tensiones resultantes podrían desestabilizar una de las relaciones bilaterales más estrechamente tejidas del mundo, poniendo en peligro la cooperación en todo, desde los antinarcóticos hasta los derechos de agua y la prosperidad que los lazos más estrechos han sustentado en ambos lados de la frontera.

La migración mexicana a Estados Unidos alcanzó su punto máximo a principios del siglo pasado. A fines de la década de 1990 y principios de la década de 2000, cientos de miles de mexicanos se mudaron al norte cada año, muchos evadiendo centinelas fronterizos en el camino.

Se desplegaron en todo el país, atraídos por enclaves en California, Texas, Illinois y Arizona, pero también a lugares más nuevos: Colorado, Florida, Georgia e Idaho. Y muchos pasaron del trabajo de temporada en los campos a trabajos más permanentes durante todo el año en cuidado de niños, paisajismo, hoteles y servicios de automóviles.

A mediados de la década de 2000, el éxodo se desaceleró. Durante los últimos 15 años, más mexicanos han salido de EU que cada año. Este cambio refleja el progreso económico en el país, y no menos importante el fin de los auges y caídas financieras de los años ochenta y noventa. La aplicación reforzada en la frontera de EU también ha desalentado la migración circular, ya que los trabajadores rara vez regresan a casa durante unos meses entre las estaciones de siembra.

Una mejor escolarización también ayudó. Con el número de años de educación casi duplicándose desde 1990, el mexicano promedio de 16 años está en clase, no en la fuerza laboral. También lo han hecho los cambios demográficos: a partir de la década de 1980, las familias mexicanas han tenido menos hijos, con un promedio de poco más de dos por hogar.

En comparación con la década de 1990, menos mexicanos cumplen 18 años cada año y buscan trabajo, ya sea en casa o en Estados Unidos.

Pero en lugar de los mexicanos llegó una ola creciente de centroamericanos, impulsada por la pobreza, la violencia y las sequías devastadoras debido al cambio climático. La mayoría han sido mujeres y niños, también atraídos por la presencia de familiares, amigos y lazos económicos en los Estados Unidos.

La administración del mandatario estadounidense, Donald Trump, ha hecho esfuerzos agresivos para detenerlos.

Cambió las reglas de asilo, tratando de descalificar a aquellos que huyen de pandillas o violencia doméstica, para limitar el derecho de presentar una solicitud a aquellos que llegan a los cruces fronterizos oficiales y, de lo contrario, hacer que sea más difícil buscar protección.

Las familias que ingresaron al sistema estadounidense a menudo fueron sometidas a condiciones de vida inhumanas, con niños separados de sus padres y colocados en corrales de detención que parecen jaulas.

Estados Unidos se apoyó fuertemente en los gobiernos centroamericanos para evitar que estos posibles migrantes se fueran en primer lugar. Bajo presión, México también accedió a retener a decenas de miles de centroamericanos durante meses o más mientras esperaban que sus reclamos fueran escuchados en los tribunales de inmigración de Estados Unidos.

El número de migrantes centroamericanos disminuyó. A principios de 2020, los flujos cayeron casi a la mitad en comparación con el año anterior. Con las restricciones por el COVID-19, el movimiento casi cesó en abril y mayo.

Sin embargo, las razones que empujan a las familias a irse no han cambiado. En cambio, la pandemia los está empeorando. Y no solo en Centroamérica, sino también en México.

El mayor factor que impulsa el resurgimiento de los mexicanos hacia el norte es la desesperación económica: se espera que la economía de México se reduzca en más del 10 por ciento este año. Incluso antes de la pandemia, tanto la inversión pública como la privada habían caído a mínimos históricos.

Desde entonces, más de 12 millones de mexicanos han perdido sus medios de vida. Y además de las consecuencias de las políticas económicas del presidente Andrés Manuel López Obrador, se han ajustado los aspectos educativos. Aquellos que lo hagan serán menos propensos a aprender las habilidades necesarias en una economía mexicana del siglo XXI.

El aumento de la violencia también está expulsando a cientos de miles de mexicanos de sus hogares y comunidades. El año pasado, los homicidios superaron los 34 mil. La primera mitad de 2020 ha sido aún más mortal.

A medida que estos factores empujan a los mexicanos a irse, los lazos económicos y familiares los llevan al norte.

Los mexicanos representan la mayor población migrante en Estados Unidos (gran parte de manera legal). Incluso con una economía estadounidense débil, estos conciudadanos pueden proporcionar un contacto, un primer lugar para quedarse y una ventaja en el trabajo para futuros aspirantes a migrantes.

Si el pasado es una guía, muchos más mexicanos se dirigirán al norte. Sus números ya están aumentando: desde enero, más mexicanos que centroamericanos han sido detenidos en la frontera.

Los métodos de la administración estadounidense para desalentar a los centroamericanos no funcionarán con México. López Obrador y la Guardia Nacional no pueden detener a los ciudadanos que tienen el derecho constitucional de abandonar su país.

Los migrantes mexicanos tienen menos probabilidades de ser solicitantes de asilo (incluso cuando muchos huyen de una violencia increíble), por lo que los cambios en las reglas no disuadirán sus viajes.

Y los mexicanos también tienen más probabilidades de tener éxito en llegar a Estados Unidos; la proximidad de la nación significa que aquellos que han sido deportados pueden probar suerte nuevamente fácilmente.

Un aumento de la migración podría ser un cambio de juego para la política y la política de EU. En el lado de la política exterior, podría romper la amabilidad entre López Obrador y Trump, ya que la migración se convierte en un tema definitorio de la campaña electoral.

López Obrador hasta ahora ha ignorado o soportado los desaires de Estados Unidos, pero un ataque frontal completo contra sus ciudadanos sería más difícil de tomar dada su defensa de larga data (y popular) de los migrantes mexicanos.

Para la carrera presidencial de Estados Unidos, un aumento en la migración mexicana movilizaría a ambos lados. Proporcionaría ‘materia’ antiinmigrante que Trump podría usar para alimentar a su base. Pero sus diatribas también podrían motivar a más de las decenas de millones de mexicoamericanos, cansados ​​de la fealdad que se les dirige por asociación, a votar. Con los latinos representando el 13 por ciento del electorado, los demócratas podrían beneficiarse.

La parte más difícil vendrá más tarde. Quien gane en noviembre no tendrá las herramientas políticas para gestionar esta migración de manera efectiva o humana. Las leyes obsoletas y un sistema de inmigración ya tenso proporcionan pocos recursos, y la polarización política hace que sea aún más difícil solucionarlos. La migración mexicana podría convertirse fácilmente en la primera gran crisis de la nueva administración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *