Secretaria de salud invita a prevenir trastornos alimenticios.

· El apetito incontrolado ocasiona problemas psicológicos o físicos, mala calidad de vida, problemas de desempeño laboral, aislamiento, problemas cardíacos, entre otros.
· Culmina Secretaría de Salud reducir conductas de riesgo y obtener tratamiento oportuno.

El Dr. Oscar Fernando García Chávez, Médico Psiquiatra de la Clínica Psiquiátrica “Dr. Everardo Neumann Peña”, refiere que el trastorno por atracón o de apetito incontrolado es un trastorno grave de la alimentación en el que la persona consume grandes cantidades de alimentos.

“Cuando se padece el trastorno por atracón, la persona puede en ocasiones sentirse avergonzada por comer en exceso e intentar dejar de hacerlo. Sin embargo, siente un impulso tan fuerte que no puede resistirlo y continua comiendo en exceso”.

La mayoría de las personas con trastorno por atracón o de apetito incontrolado tienen sobrepeso o son obesas y presentan síntomas conductuales y emocionales como: comer cantidades grandes de comida en tiempos cortos, aislarse para comer solo o a escondidas con frecuencia, comer hasta estar demasiado lleno y seguir comiendo aunque no sienta hambre, hacer dieta y seguir comiendo incontroladamente.

García Chávez comentó que a diferencia de una persona con bulimia, después de un atracón no suele vomitar, usar laxantes ni hacer ejercicios físicos en exceso para compensar las calorías adicionales que comió. Al contrario, puede intentar hacer una dieta o comer las comidas habituales. Sin embargo, restringir demasiado la alimentación puede llevarte a tener más apetito incontrolado y consumir grandes cantidades de comida.

Finalmente, el especialista invita a toda la población a buscar ayuda profesional lo más rápido posible al teléfono 100-92-50 o bien que acuda directamente a la Clínica Psiquiátrica “Dr. Everardo Neumann Peña”, ubicada en Carretera a Matehuala Km. 8.5 en Soledad de Graciano Sánchez, ya que los problemas del apetito incontrolado pueden variar desde algo temporal a una situación recurrente e incluso pueden persistir durante años si no se obtiene un tratamiento adecuado y es posible que se tengan problemas psicológicos o físicos, mala calidad de vida, problemas para un buen desempeño en el trabajo, en la vida personal o en situaciones sociales, aislamiento, obesidad, problemas cardíacos, problemas respiratorios, depresión y ansiedad, advirtió.