Pobreza Extrema

JALIL CHALITA ZARUR:

 

Durante los últimos  10 o 15 años la presencia de los llamados pobres ha sido ya una preocupación primordial de los gobiernos de todo el mundo, ya que por ejemplo en países europeos que no tenían este fenómeno en su territorio a través de la migración ha aparecido en su economía el sector de pobreza.

Las guerras, el llamado cambio climático y el incontrolable crecimiento poblacional han incrementado de manera geométrica este segmento de la población que se ha dado en llamar pobreza extrema.

En Latinoamérica en este momento ya es un foco rojo en muchas economías como por ejemplo la de Honduras, El Salvador, Haití, México y otros países.

En México se calcula en términos conservadores que 65. 5 millones de mexicanos están por abajo de la línea de pobreza, es decir en la llamada pobreza extrema que no les alcanza a cubrir lo más elemental para subsistencia como es el alimento, la vivienda, educación y servicios médicos.

Los gobiernos de la República durante los últimos sexenios han gastado decenas de miles de millones de pesos para combatir la pobreza, pero la cantidad de pobres en México cada vez se incrementa más.

Los llamados signos de riqueza aparente son evidentes ya que en todas las ciudades de México, en unas más que en otras existen amplios cinturones de miseria que viven de los sobrantes de la clase media, llámese ropa, alimentos, vivienda.

Este segmento de la población, se abastece en mercados ambulantes en donde puede comprar ropa de segunda o de tercera, productos perecederos a punto de caducar.

Este es un problema ya no sólo del gobierno federal sino de los gobiernos estatales y municipales porque la pobreza extrema se ha extendido de manera sorprendente al medio rural.

 La presencia de la pobreza extrema en México ya es avasallante y toca a los gobiernos de los diferentes niveles hacer planteamientos con métodos científicamente probados para combatir esto que auténticamente puede convertirse en un grave, gravísimo problema para el gobierno de México y para los gobiernos cercanos a nuestro país.

Hasta este momento además de los llamados programas de asistencia social no se conoce un programa que plantee alternativas que auténticamente eliminen la pobreza extrema.

La franja poblacional de los pobres se está convirtiendo en una auténtica amenaza para el resto de la población sobre todo la clase económicamente media que por su naturaleza tiene más contacto con la franja de la pobreza extrema.