Foto de migrantes causa indignación

Desde el Vaticano hasta el Congreso de los Estados Unidos y los candidatos a la Casa Blanca, llovieron las expresiones de angustia, empatía e indignación por las fotografías de un migrante salvadoreño y su hijita que murieron ahogados mientras intentaban cruzar el río Bravo desde México para entrar a Estados Unidos de manera ilegal.

Las fotografías muestran los cuerpos de un hombre y una niña de poco menos de 2 años flotando boca abajo cerca de la orilla del río. El brazo de ella está alrededor del cuello de él, un indicio de que se aferró a su padre hasta sus últimos momentos.

Óscar Alberto Martínez Ramírez y su hija Valeria huían de El Salvador, una nación azotada por la violencia. La madre, Tania Vanessa Ávalos, estaba del lado mexicano del río y sobrevivió.

El papa Francisco vio las fotografías y se sintió “profundamente entristecido”, informó el vocero del Vaticano, Alessandro Gisotti en un comunicado.

“El papa está profundamente entristecido por su muerte, reza por ellos y por todos los migrantes que perdieron la vida tratando de escapar de la guerra y la miseria”, añadió el vocero.

El presidente Donald Trump dijo que lo alteraron las imágenes, pero que las muertes se pudieron haber prevenido y reprendió a los demócratas por no aprobar la ley.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Representes de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, dijo que “no representa lo que somos como país. Tenemos obligaciones con la humanidad que se ignoran por completo”.