En México se ha iniciado una crisis de migrantes centroamericanos

LIC. JALIL CHALITA ZARUR:

Ante la crisis migratoria que apenas comienza con el flujo de ciudadanos centroamericanos que llegan a México para utilizarlo como trampolín, o como ahora lo llaman como tercer país seguro, los habitantes de este país nos encontramos inmersos en diferentes tipos de problemas, que poco a poco se tornan más serios: por disposición de la Secretaría de gobernación a partir de ahora todas las personas que comprar un boleto de autobús o de avión, así como al abordar cualquiera de sus transportes deberán de presentar una identificación oficial.

Esto ya está aplicándose en todas las taquillas de las centrales de autobuses y en todas las líneas que salgan de población aunque no tengan centrales de autobús.

En una situación, por cierto violatoria de la constitución General de la República que dice:

Artículo 11.- Toda persona tiene derecho para entrar en la República, salir de ella, viajar por su territorio y mudar de residencia, sin necesidad de carta de seguridad, pasaporte, salvoconducto u otros requisitos semejantes. El ejercicio de este derecho estará subordinado a las facultades de la autoridad judicial, en los casos de responsabilidad criminal o civil, y a las de la autoridad administrativa, por lo que toca a las limitaciones que impongan las leyes sobre emigración, inmigración y salubridad general de la República, o sobre extranjeros perniciosos residentes en el país.

Aún sin embargo quienes la están aplicando de una manera absurda y arbitraria exigen la credencial del INE o IFE para poder venderle algún boleto. El extremo es que si alguna persona no trae esa credencial o alguna otra que a criterio de quien la solicita es detenido y entregado a las autoridades migratorias así se trate de una persona mexicana.

Ahora bien autoridades de migración apoyados de la policía Federal y guardias nacionales abordan autobuses para exigir documentos de identificación, o bien detienen vehículos particulares y exigen que se identifiquen los ocupantes; esta es otra violación más a la constitución política de México ya que el artículo 16 de la misma en el capítulo de las garantías individuales dice:

Artículo 16. Nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento.

Toda persona tiene derecho a la protección de sus datos personales, al acceso, rectificación y cancelación de los mismos, así como a manifestar su oposición, en los términos que fije la ley, la cual establecerá los supuestos de excepción a los principios que rijan el tratamiento de datos, por razones de seguridad nacional, disposiciones de orden público, seguridad y salud públicas o para proteger los derechos de terceros.

Esta crisis que convierte en sospechoso de ser migrantes sobre todo a las personas de más escasos recursos está afectando ya gravemente a la población mexicana.