Morena intenta tomar el control del Instituto Nacional Electoral

LIC. JALIL CHALITA ZARUR:

Tal parece que Morena intenta ahora tomar el control del Instituto Nacional Electoral bajo el pretexto de generar ahorros.

Pero muchos sospechamos que quieren tener en su mano el control de todas las elecciones en el país, desde la presidencial hasta las municipales. En realidad el ahorro es mínimo si ese es el pretexto. Pasando por alto a estados como San Luis Potosí que fue el primero de la República hace 30 años en ciudadanizar las elecciones y que ahora al ser una reforma constitucional no se le tomara en cuenta para nada.

Lo que se ha presentado es el proyecto de una reforma constitucional que, entre otras cosas, disminuye el número de consejeros del INE de once a siete, y cierra los OPLES, que son los organismos electorales de los estados.

Al disminuir el número de consejeros electorales también se propone que sea la Cámara de Diputados quien designe  a los siete nuevos integrantes.

Pero Morena y sus aliados tienen mayoría calificada en la Cámara, y obviamente se repartirán entre ellos a los consejeros a designar.

Y por lo tanto tomarán el control del órgano electoral federal, que no lo tienen, al estar integrado por ciudadanos que si bien fueron electos por los diputados, se trata de personas en su mayoría independientes y con conocimiento de su materia de trabajo.

Con la reforma que está en curso, todos los integrantes del Consejo General del INE los podrá nombrar Morena. Y adiós a la autonomía del Instituto que organiza las elecciones federales en el país, esta es una auténtica embestida en contra de los organismos autónomos,

Con la reforma que está en curso, todos los integrantes del Consejo General del INE los podrá nombrar Morena. Adiós a la autonomía del Instituto que organiza las elecciones federales.

Pero se plantea que enseguida desaparezcan  los OPLES, con lo que las elecciones estatales quedarían en manos del INE, que a su vez estará controlado por Morena.

Imagínese usted, todo el manejo electoral de la federación y de los estados quedaría bajo la égida de un partido político, el partido que actualmente nos gobierna.

Y bueno la estrategia del grupo gobernante es tan obvia como agresiva: volver a la etapa anterior a la creación del IFE (1991) para que el gobierno en el poder, a través de sus amigos incondicionales impuestos por ellos mismos, tenga en su mano el control de todas las elecciones en el país, así se trate de presidencias municipales gobernadores diputados federales.