El PVEM nefasto desde su origen

Lic. Jalil Chalita Zarur:

 

La fundación del partido verde ecologista de México fue una idea del capitán de infantería Fernando Gutiérrez Barrios que fuera gobernador de Veracruz y posteriormente secretario de gobernación y asesor político de varios presidentes de la República.

 

Gutiérrez Barrios afiliado al PRI pero con una gran capacidad de proyección política se dio cuenta que la ecología podía ser un arma polifacética tanto para ejercerla electoralmente como económicamente.

 

Del cerebro de Gutiérrez Barrios nació la idea de que el partido fuera manejado de forma exclusiva por la familia en línea vertical y horizontal de  Emilio Martínez Manatou. Como así ha sucedido durante los últimos 35 años.

 

Hoy Jorge Emilio González Martínez tiene 50 años de edad pero todavía le dicen “niño”… Le apodan “el Niño Verde”.

 

En los inicios de su carrera política este mote se le dio en la prensa nacional por su juventud y por ser hijo de Jorge González Torres, empresario que en 1986 fundó el Partido Verde Mexicano, el cual obtuvo su registro como partido político nacional en 1993 ya bajo el nombre de Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

 

Jorge Emilio creció en una familia política: no sólo es hijo del fundador del Partido Verde, es también nieto de Emilio Martínez Manatou, quien fuera gobernador de Tamaulipas entre 1981 y 1987 y dos veces secretario de Estado en los sexenios de Gustavo Díaz Ordaz y de José López Portillo; así como sobrino de Víctor González Torres, empresario farmacéutico que buscó sin éxito ser candidato independiente a la Presidencia de la República.

 

Jorge González Torres, fue fundador del PVEM y también su primer dirigente nacional y su primer candidato presidencial; compitió en los comicios de agosto de 1994 y quedó en quinto lugar con el 0.93% de los votos, muy por detrás del aspirante ganador, el priista Ernesto Zedillo Ponce de León.

 

González Martínez sustituyó en 2001 a su padre como presidente del PVEM (que lo había presidido entre 1991 y 2001) y se mantuvo en el puesto por una década; al dejar el “Niño Verde” el cargo en septiembre de 2011.

 

En su trayectoria, Jorge Emilio ha estado envuelto en diversos escándalos en los medios de comunicación, uno de ellos cuando la madrugada del 17 de febrero de 2013, conduciendo en el Distrito Federal, en un retén, policías capitalinos le detectaron aliento alcohólico pero él se negó a someterse a la prueba de alcoholemia y fue remitido al Centro de Sanciones Administrativas.

 

En 2011, “el Niño Verde” estuvo envuelto en la polémica por la muerte de Galina Chankova Chaneva, una mujer búlgara de 25 años de edad, fallecida el 2 de abril del 2011 al caer desde un balcón de un departamento en Cancún, Quintana Roo, el cual, según el diario Reforma, era propiedad de González Martínez.

 

Pero antes, cuando ocupaba por primera vez un escaño como senador de la República (2000-2006), “el Niño Verde” se vio envuelto en un escándalo por un presunto caso de corrupción.

 

En 2004 fue difundido por televisión un video en el que aparecía negociando un supuesto soborno de dos millones de dólares para liberar permisos para la construcción de hoteles en terrenos ubicados en una zona natural protegida en Quintana Roo.

 

Sobre el caso, el “Niño Verde” argumentó en aquel momento que la pieza audiovisual había sido manipulada y negó haber incurrido en delitos. Nunca fue juzgado ni sentenciado por los hechos mostrados en ese “videoescándalo”. Trascendió que dejó “correr” varios millones de pesos para que el escándalo fuera “enterrado”.

 

Jorge Emilio González tiene un terreno de 84 hectáreas en la Riviera Maya, en una zona sujeta a protección ecológica.

 

Es  muy triste ver como nuestros impuestos como mexicanos y potosinos son corrompidos y manejados por una sola familia, la gran familia verde Barrera-Guillén.